martes, octubre 14, 2008

El TAO DE LA VERGUENZA

En la tele están dando unos tipos expertos en Kun Fu que levantan pesas con sus órganos sexuales. El mundo esta loco. Dónde esta la sabiduría del arte marcial. Donde quedó el Tao. Estoy decepcionado, Bruce. Estoy tan decepcionado como con las películas de Van Damme. Ya no quedan héroes de acción. Ahora todos son millonarios y manejan autos del año, están perdidos y encerrados de por vida en sus cárceles con barrotes de oro. Ahora ni siquiera soporto las películas de acción. No soporto las explosiones en el cine, ni ese ruido maldito, que siempre es el mismo, que te hace saltar del asiento, es como para decir: “vámonos, ahí va de nuevo, esta es otra de esas”. Ahora prefiero a los héroes de la no acción, que siempre son pobres y no manejan autos y la mayoría esta muerto o a punto de estarlo. No levantan pesas. Ni son fisicoculturistas. Pero tienen pelotas como para mover una montaña. Son más fuertes que Mahoma. Quédense con su Beijin. Quédense con sus medallas de oro, plata y bronce. Quédense con su comunismo-capitalista y con sus cadenas de producción de mil cosas que no sirven en un segundo. Déjenme los “alollados plimavelas” y los wang tang. Denme salsa de soya.