domingo, mayo 07, 2006

SIN CITY NI PUERTO

Me canse de clichés literarios. Me canse de la palabrería absurda y sin sentido. Me canse de ti, de mí y de yo. Me canse y me aburrí de todo. Que negativo, que positivo. Que nada. Que todo. Olvido, recuerdo, blanco, negro, cura y ateo, quien es más intolerante. Tú, seguramente tú. Yo, seguramente yo. Soy un gusano que se arrastra y teme vomitar la sustancia de su vida. El sueño, el sueño, el sueño se duerme y no quiere despertar, tiene pesadillas. Yo ya no duermo no sueño y no tengo pesadillas, sí pastillas para dormir. Ya no tengo espejos donde mirar, sin afeitar, sin despertar.

Me canse de los versos de la vida y de la prosa de la muerte. Me canse de los malditos y de los que beben su sombra. Estoy sin city y sin puerto. Me gustaría coronar la vergüenza y la timidez, me gustaría vestirla de sonrisa de luna extraña y luego olvidarla. Y no es rima ni verso ni prosa. No es bueno, ni malo, ni más o menos.

Y debería escupir mucho y cortarme las venas. No hay diferencia entre lo uno y lo otro. Para mi es lo mismo, como la luz y la sombra y tu enemiga. La sonrisa que se quiebra como un pétalo en la mano mientras quemo el horizonte en una foto, y despliego mis encantos en un cuadro, y me arropo con el desconsuelo y me desnudo con el llanto.