martes, noviembre 08, 2005

DOCUMENTAL NOW

La noche caía pesadamente. La respiración era lenta y constante, los ojos se perdían entre sueños que resbalaban por las paredes y se esparcían rotos por el suelo. Era otoño, era tarde y yo esperaba. Me senté en el escritorio frente al computador, respiré profundo y miré la ampolleta que parpadeaba como una estrella, frágil en su inocencia y en su inmedible belleza carente de luz. Observe la vida y ella me miraba de lejos con un aire de triunfo, adopté posición de combate y disparé dos tiros al aire en señal de advertencia, no me iba dejar abatir fácilmente. Los minutos pasaban, el reloj continuaba con su monotonía y su indolencia, giraba en su eje de aburrimiento eterno. Apagué la tele y coloqué un poco de música. Los acordes irrumpieron intempestivamente y perdí un poco el hilo de la conversación conmigo mismo. Bostecé y miré el diario, volví a bostezar aun más, y decidí perder mi tiempo en algo mejor. Una flor de plástico colgaba de la pared y la luz que golpeaba indirectamente sobre su tallo la asemejaba a un cuadro que desbordaba tristeza y compasión como a la obra de un pintor aficionado e inexperto. Y pensé en que siempre tengo pena en los momentos equivocados. Apague la luz y el único reflejo que se percibía era la pantalla del computador, me saqué los lentes y los puse junto al teclado, pasé lentamente mi mano por mis ojos y los cerré con fuerza durante un par de segundos, los abrí y el mundo seguía igual, pero un poco más borroso y distante. Bostecé otra vez y prendí la tele, volví a bostezar una vez más, y decidí perder mi vida y mi tiempo en algo mejor o en algo peor, la idea era seguir viviendo o respirando. El sol comenzaba a aparecer y salía de su letargo un poco cansado por las actividades del día anterior, no hacia nada más que observar. Afuera el viento azotaba los árboles con arrogancia, con su suave perfume y su alma errante. Debía escribir. Escribir resultaba fácil, pero sonar inteligente era un problema con dos incógnitas y sin solución. Y me acordé del documental “Now” y la cinta comenzó a avanzar en mi cabeza como en un cinematógrafo. Policías blancos con su traje azul y sus bastones intentan dispersar a golpes a personas de color que van marchando. Las imágenes se combinaban perfectamente al ritmo de la música que suena sin detenerse, imprimiendo realismo y movimiento a las imágenes, estáticas en un comienzo. Las fotografías se cortan en planos y se descomprimen produciendo el efecto de múltiples tomas e imágenes en una sola, logrando un mayor nivel de drama y de cercanía. El sufrimiento de las personas de color es reflejado en cada toma y se reafirma el contenido de las escenas con la letra de la canción, que suena constante y que sirve de apoyo al mensaje que entregan las imágenes, lo que hace aun más real, certero y original el contenido. Entregar el nivel de información de la noticia en términos de forma resulta mucho más llamativa, capta la atención de las personas y posibilita la entrega de la noticia de una forma diferente, que es sobretodo digna de aprobación y admiración, en un mundo triste e indiferente donde la originalidad es un bien escaso con peligro de extinción, con un cartel en el cuello que dice se busca. Y recordé un libro de un africano que fue llevado esclavo a Estados Unidos que yo terminé en el baño, como a las tres de la mañana, el verano pasado. El autor era el mismo que había escrito la biografía de Malcom X, y era un poco más racista que esos policías blancos con traje azul. Las ironías de la vida y la ley del taleon como mandamiento principal. Y además pensé en un cuento de Cortázar que habla de un fotógrafo que toma una foto de una mujer y un niño. La mujer intenta seducirlo para un hombre que espera en un auto leyendo el diario. La foto en su casa toma vida y se llena de movimiento y cuenta una vez más la misma historia, la escena se repite y el fotógrafo observa estupefacto. Punto final. Terminé de escribir, era de día y nuevamente bostecé e intente vivir, pero bostece aun más, y decidí perder mi tiempo en algo mejor.

2 Comments:

Anonymous omar maggi dijo...

recuerdo que en la universidad fui a una clase de literatura con un amigo. aquel día podria haber ido a jugar futboll o marearme con el cumputador, pero tenía que ir. y es que si termine hay es por que esperaba encontrarme con gente que pensara como yo, encajar en algun lugar. pienzo en el momento en que la profesora nos hizo escribir un breve comentario sobre una foto. mi sorpresa fue mayuscula: en mi vida había escuchado tanta mierda, de como una pendeja de porqueria te caga toda la vida por que ella pienza que por leer mucho puede escribir bien. ¡¡como mierda se me ocurrio ir a esa clase¡¡. la profesora de literatura era otra puta y todos los imbeciles de aquel lugar solo hablaban pendejadas de enamorados, que porqueria podia esperar si la mayoria solo conocia a coelo y maria serrano. recuardo que ellos escribian frases hermosas y esperanzadoras y yo les digo que cualquiera puede escribir bonito o "sonar bonito", pero lo que nunca puedes lograr es sonar genial y aquello era lo que esos parde inbeciles nunca entenderan y podran lograr jamas. en cambio hoy he presenciado un verdadero trabajo de literatura, que importa cuanto tiempo haya tardado en escribir esto, simplmenta esta bien hecho: buenas frases, suena madura, buena correlacion y uso de frases e ideas que lo catapultan sobre lo normal. buen trabajo y redaccion, me recuarda ha dylan thomas de la manera como utiliza las frases y comparaciones. es un relato fresco, arminico y fluido. Los que quieran realmente progresar en la literatura deben recordar esto: los que prefieran ser mierda suenen bonito y los que quieran ser pasables o geniales simplemente lean esto.

12:45 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Comentarios: no los he leído.
Perro, intento volver a escribir, pero, la penosa ocupación laboral atonta y duerme a mi loca imaginación.
Estoy en desarme y procuro conseguir mas tornillos de los que necesito, quizás para armar otro, un clon, pero este será perfecto, algo como un Dios pagano, Abraxas será mi nombre.
Viejo quiero escribir algo, sin embargo, necesito tu agudeza para crear algo distinto. Mi idea es escribir una que otra hoja y con lo que tu entiendas adjuntarle otra hoja, es decir, escribir a medias y ver lo que resulta.
Quizás sea mas de la misma mierda, pero por lo menos me reiré un poco.

Abrazos y espero respuestas.

11:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home